Archive for 5 diciembre 2008

h1

Cold Days from the Birdhouse

diciembre 5, 2008

Estoy de pie frente a la ventana de mi cuarto sintiendo el aire helado de la madrugada. Estoy envuelto en esa misma cobija en la cual una vez enmarcaste tu cara de tal forma que sólo pude ver tus ojos y tus pómulos (y aunque la fotografía que capturó ese momento no exista en medios magnéticos aún conservo esa estampa en mi cabeza, perfectamente). Abro más la ventana, ya que la lluvia que ha caído desde el anochecer hace ya varias horas por fin cede. Saco la mano y dejo que las pequeñas gotas la mojen.

Es imposible saber la hora con sólo mirar fuera. El horrible cielo naranja propio de las noches nubladas de Bogotá sólo da a entender que el amanecer aún está lejos, aunque no sé cuánto. Tomo mi teléfono de la mesa de noche para ver la hora: 3:42 a.m.: sólo he dormido poco más de una hora… y aún así en ese poco tiempo lograste colarte en mis sueños. De nuevo.

Todo es confuso cuando despiertas al poco tiempo de dormirte. Como una mala siesta en medio de la madrugada. Camino hasta la cocina, saco un alpinito del congelador, tomo una cuchara del platero y regreso al cuarto comiéndomelo. El último. Empaco mi computador y mi disco duro, y me baño con agua obscenamente caliente durante largo rato para matar tiempo.

El amanecer ya no está lejos, lo sé. Salgo de la ducha tiritando: no he cerrado la ventana. Al hacerlo noto que los pájaros cantan. Me visto rápido, y guardo toda mi ropa en las maletas. Escribo una pequeña nota, la dejo sobre el comedor, tomo el sobre de manila y salgo a la calle. En el ascensor pongo música, atravieso el parqueadero mojado, salgo por la rampa de visitantes y camino hacia la Esperanza.

Anuncios