Posts Tagged ‘deerhunter’

h1

Deerhunter y la miseria.

mayo 3, 2015

Esta mañana tuve que ir al Carulla de la 140 a hacer una pequeña compra para el almuerzo y ese trayecto siempre resulta más llevadero en bus; como tenía la tarjeta del SITP en saldo rojo la única opción fue irme en el Trans-Cedritos Express. Se me ha vuelto costumbre cuando tengo que hacer estos desplazamientos en bus solo poner a Deerhunter, bien sea en transmilenio, sitp and destroy o bus de a peso.

El Trans-Cedritos Express

Cuando vivía en Colina y trabajaba en la 140 años ha, el Trans-Cedritos Express era la respuesta a todos los problemas (de transporte) de la vida: pasaba a cualquier hora, si uno venía muy lleno atrás iría otro más vacío, iba rápido (por no decir desmierdado) y no tenía que caminar más de una cuadra en total. El remoquete se lo puse una mañana que iba oyendo el Trans-Europe Express de Kraftwerk y me pareció apropiadísimo para el recorrido (av. Villas, Calle 134, Carrera 19, Calle 140, Carrera Séptima, Calle 134 y Av. Villas de vuelta) y para lo mecánico del trayecto a trabajar de cada mañana. Cuando hay que ir al Cedritos Profundo es la respuesta, sobre todo porque el 270 (que es el del SITP que sube por ahí) pasa aproximadamente cada ciclo lunar.

Deerhunter y la miseria

Conocí a Deerhunter en 2010 cuando Jhonny aún estaba en Buenos Aires, él fue quien me los rotó en una de esas tandas de dropboxing. Empecé por el Microcastle y algo me encajó perfectamente. Meses después se convirtió en una suerte de bálsamo para momentos pésimos: muchas veces la música miserable parece contrarrestar la miseria propia.

Never Stops, del álbum Microcastle/Weird Era Continued de 2009

Ayer, haciendo el recorrido oriental del Trans-Cedritos Express me di cuenta que cuando el desplazamiento en bus (que ya de por si es una experiencia miserable en Bogotá) implica tráfico jarto, aburrimiento, un evento mamón a realizar o que esté acompañado por un mal estado de ánimo y voy solo suelo poner a Deerhunter; recordé también que cuando había que hacer distintas vueltas en Buenos Aires (que ya hacían parte de una situación compleja aunque increíble) la banda me acompañaba cuando tenía que agarrar buses.

¡Y es bastante efectivo para sacarse la mala leche del desplazamiento jarto!